En su origen esta página nace con el objetivo de cumplimentar una de las tareas que se nos han encomendado en el IV CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN XESTIÓN DE RECURSOS HUMANOS E CIENCIAS DO TRABALLO, realizado en la Universidad de Santiago de Compostela en el curso 2007-2008; una vez cumplido el objetivo primigenio intentaremos continuar con la labor y mejorar en lo posible los contenidos de la misma. Para una mejor visualización de los contenidos de la misma se aconseja acceder a la misma a traves de Mozilla Firefox.BIENVENIDOS!!!

Actualización diaria de frases que nos harán reflexionar

La frase del día

lunes, 14 de abril de 2008

Incapacidades permanentes laborales


Aldous Huxley en su realista obra Un Mundo Feliz (One Brave World) distinguía entre distintos tipos de personas en función de sus habilidades para realizar las tareas sociales, todos ellos estaban predeterminados genéticamente y seguían una escala jerárquica según sus capacidades, todo ello que parece muy alejado de la realidad es algo que se plasma con notable realismo en la sociedad de hoy en en día, posturas críticas a un lado pasaré a continuación a intentar radiografiar el esquema legal de las incapacidades permanentes en España.
El texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social en su sección 3 es el que recoge los distintos tipos de incapacidades existentes en nuestro sistema legal.
Se considera en situación de incapacidad permanente el trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido de alta médicamente, presentara reducciones anatómicas o funcionales previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral.
La declaración de las incapacidades corresponde a la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social a través de los denominados Equipos de Valoración de Incapacidades (EVI).
Los grados de Incapacidad son los siguientes:
  • Incapacidad permanente parcial.
Esta incapacidad es aquella que ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en su rendimiento normal para su profesión habitual, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma.
La prestación consitirá en una indemnización a tanto alzado de 24 mensualidades de la base reguladora que haya servido para determinar la prestación por incapacidad temporal de la que se derive dicha incapacidad. Esta prestación será compatible con cualquier trabajo por cuenta propia o ajena. Los trabajadores en incapacidad permanente parcial tendrán derecho a reincorporarse a su puesto de trabajo.

  • Incapacidad permanente total.
Inhabilita al trabajador para la realización de todas o de las tareas fundamentales de su profesión habitual. La prestación consistira en una pensión mensual constituida por un 55% de la base reguladora que podrá incrementarse en un 20% más para los mayores de 55 años, cuando por su falta de preparación general o especializada se presuma la dificultad de obtener empleo en actividad distinta de la habitual.

  • Incapacidad permanente absoluta.
Inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio.
Es una pensión mensual cuya cuantía será el 100% de la base reguladora, la percepción de estas incapacidades no impedirá el ejercicio de aquellas actividades, sean o no lucrativas, compatibles con el estado del inválido y que no representen cambio en su capacidad de trabajo.

  • Gran invalidez.

El trabajador tiene una incapacidad permanente y que por consecuencia de pérdidas anatómicas o funcionales necesita la ayuda de otra persona para los actos más comunes de la vida diaria como comer, calzarse, vestirse, hacer sus necesidades... La prestación consistirá en una pensión mensual cuya cuantía será el 100% de la base reguladora, incrementando en un 50% para remunerar a la persona que atiende al inválido.


Este es el panorama que nos encontramos en torno a las incapacidades permanentes, la realidad es muy complicada ya que la valoración realizada por los Evi en ocasiones no satisface a la persona implicada, además estas valoraciones a la hora de ser presentadas en juicio no alcanzan el resultado obtenido por los interesados en ocasiones, ya que el criterio del juez es determinante a la hora de determinar la pensión de incapacidad (en el caso de que la dada por la Administración no nos pareciese suficiente.)
En la realidad nos encontramos con situaciones chocantes, de gente que trabaja en la huerta, cargando maderea... con incapacidades absolutas y otras personas con problemas lumbares a los que les cuesta levantarse de la cama con incapacidades totales; es complicado ponerse en la situación del enfermo para saber lo que siente, de la teoría a la práctica media un abismo.
Imprimir

No hay comentarios: