En su origen esta página nace con el objetivo de cumplimentar una de las tareas que se nos han encomendado en el IV CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN XESTIÓN DE RECURSOS HUMANOS E CIENCIAS DO TRABALLO, realizado en la Universidad de Santiago de Compostela en el curso 2007-2008; una vez cumplido el objetivo primigenio intentaremos continuar con la labor y mejorar en lo posible los contenidos de la misma. Para una mejor visualización de los contenidos de la misma se aconseja acceder a la misma a traves de Mozilla Firefox.BIENVENIDOS!!!

Actualización diaria de frases que nos harán reflexionar

La frase del día

lunes, 28 de abril de 2008

Administración Pública y Empleo Público


Las instituciones públicas y en particular las Administraciónes Públicas están integradas por distintos grupos de personas que trabajan en las mismas:

  • Algunas de estas personas fueron elegidas directa o indirectamente por los ciudadanos o designadas por órganos con representación democrática (por ejemplo, Diputados, miembros del TC...). Desempeñan un cargo de carácter temporal, su continuidad depende de que la persona que los nombró les siga manteniendo la confianza.
  • Otras presonas forman parte de algún órgano administrativo, en la mayoría de los casos colegiados y de caracter consultivo. Su nombramiento y continuidad depende de la confianza que en ellos depositen las organizaciones representativas de intereses (patronales, sindicales, ONG) o bien de una elección en un ámbito restringido (padres de alumnos de un centro escolar que formen parte del consejo). Por regla general carecen de retribución fija.
  • Hay personas que colaboran con la Administración como voluntarios o cooperantes.
Sin embargo, la mayor parte del personal que trabaja al servicio de instituciones de las Administraciones Públicas lo hace en el ejercicio de su profesión u oficio, como trabajadores por cuenta ajena mediante la correspondiente retribución. Este colectivo conforma lo que se viene a llamar empleo público.

Existen empleados públicos que están ligados a la Administración mediante un contrato de trabajo, como podrían estarlo con una empresa privada, rigiéndose sus relaciones laborales o profesionales por el Dº del trabajo. Este colectivo se haya en expansión y ya se habla de un proceso de laboralización del empleo público.
Aún así la mayoría de los empleados públicos ingresan en la Administración mediante un nombramiento por parte de la autoridad competente y tras superar unas pruebas selectivas rigiendose su relación con la Administración por un régimen especial de derecho administrativo, estos empleados reciben el nombre de funcionarios.
El régimen jurídico de la función pública
se caracteriza porque las condiciones de empleo no se establecen en un contrato o convenio, sino que se determinan por leyes, reglamentos, que los poderes públicos aprueban o modifican unilateralmente, se trata por tanto de una relación estatutaria, no contractual. Aunque hay que reconocer que gana terreno una pseudo negociación colectiva entre la Administración y los funcionarios públicos previa a la aprobación de normas se mantiene la diferencia entre personal funcionarial y laboral.

Imprimir

1 comentario:

Arcana Mundi dijo...

Saludos desde Gran Canaria.
Le invito de todo corazón a leer el último artículo de mi blog.
En él trato algo que aconteció con el Banco Santander Central Hispano, y puesto que estas entidades financieras son entidades públicas con ánimo de lucro conviene que esté ojo avizor para que el lucro no provenga del engaño hacia su persona, como sí me ocurrió a mí.
Que de mi mal trago aprenda el resto… esa es mi intención.
Sobra decir que puede curiosear el resto de mis entradas, quizás le gusten.
Siempre será bienvenido.
Un fuerte abrazo desde tierras meridionales.